CÓMO SABER SI TU JOYA ES DE ORO


El oro es metal precioso blando de color dorado. Su nombre proviene del latín aurum que significa brillante amanecer. Es uno de los metales más apreciados en joyería por sus propiedades físicas, al ser de baja alterabilidad, muy maleable, dúctil y brillante, y valorado por su rareza, al ser un metal difícil de encontrar en la naturaleza, por eso su valor económico.



En todos los joyeros hay un anillo o cualquier joya, sea heredada de un familiar o que tu compraste, y te has preguntado si de verdad es de oro o es de fantasía. En esta nueva entrada te damos siete tips fáciles para que puedes verificar en tu casa



1. La prueba con imán


Esta es la prueba más fácil que puedes hacer en tu hogar.

El oro es conocido por no ser un metal magnético por lo que el imán no le atraerá Para esta prueba necesitaremos un buen imán. Si tu joya es atraída por el imán no es oro.

No obstante, esta prueba no es 100% segura ya que el que no reaccione a la atracción del imán no significa que sea oro puro, pues se pueden usar otros metales no magnéticos para hacer piezas de imitación.



2. Decoloración del anillo por el paso del tiempo


Limpia las joyas con algún producto específico para ellos como puede ser un paño propio para limpiar joyas o con un líquido para limpiar metales.

Cuando ya están limpias observar en los bordes o donde haya tenido fricción ha aparecido óxido o ha perdido su color original o presenta diferentes tonalidades. Otra señal es si presenta marcas de desgaste.



3. La prueba con limón


El limón, al tener ácido cítrico en grandes cantidades, servirá para hacer esta prueba con el oro. Esta prueba solo comprobará la autenticidad de la parte externa de la joya, no sabremos el kilataje del oro que tienen la joya.

La prueba consiste en exprimir un limón sobre la joya que queremos comprobar, lo limpiamos y secamos con un trozo de tela blanca. Si la tela se mancha no estaremos ante un anillo de oro puro, mientras que, si sigue en su tono blanco, sí lo será.



4. La prueba con bicarbonato:


El bicarbonato es otro de los productos que se puede utilizar para saber si una joya es de oro, no es útil por sí mismo, sino que hay que mezclarlo con un poco de limón.

Mezclamos el bicarbonato y con limón, haciendo una pasta y realizamos los mismos pasos que con solo el limón. Si es oro no sufrirá ninguna alteración. Si se produce algún cambio es porque es imitación.



5. Con vinagre.


El vinagré es el producto realmente útil para saber si una joya es de oro o no.

Se coloca la joya en una taza con vinagre blanco. Se sumerge durante 10-15 minutos. Pasado este tiempo, se saca y se enjuaga con agua limpia. Si es oro verdadero brillará, mientras que la imitación cambiará de color o sufrirá otro tipo de cambio como reacción al ácido ascético.


6. La prueba del encendedor o fósforo:


Acercamos la llama de un encendedor o fósforo a la pieza de oro durante un minuto.

La reacción de la pieza de joyería al calor nos dará la clave, ya que, si no se oscurece y tan solo está caliente, es que es oro puro. Si se derritiera o se produjera alguna otra alteración es porque es un chapado o la joya está realizada con otro metal.



7. La prueba del mordisco


Es un método muy simple, pero el menos fiable. Se muerde la joya con firmeza, al observar la joya de oro verdadero dejará alguna marca de los dientes



Espero que estos consejos te hayan ayudado para saber si tus joyas son de oro o una imitación. Y recuerda, que en Erika Lombeyda Joyería Sostenible, estamos para ayudarte y asesorarte.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo